11 de febrero de 2015

Esos viejos emuladores...

Kgen9804Hablaba no hace mucho con mi buen amigo RYU sobre esos tiempos en que aparecieron los emuladores. Recuerdo que la primera vez que probé un emulador fue en esa época en la que empezaron a aparecer las primeras grabadoras de CD. Por aquel entonces, tenía dos o tres compañeros en el instituto que vendían (al módico precio de entre 600 y 1.000 Ptas.) recopilatorios de juegos, como el famoso TATOO, que venían cargados de versiones piratas de juegos y otros programas. Esos "otros programas" resultó ser software que te permitía jugar en tu flamante Pentium II a la Megadrive, Super Nintendo e, incluso, a recreativas como si las tuvieras en casa.


Recuerdo software como el KGEN, pedazo de emulador de Megadrive, NEORageX para Neo-Geo o Callus para emular el sistema CPS-1 y catar juegazos como King of Dragons, Street Fighter II, etc. Por supuesto, al que más apego cogí fue al de Megadrive, por aquello de haber sido mi máquina de siempre.


callus95_l2


Cierto día, encontré en Internet un recopilatorio de ROMs cuyo nombre he olvidado y empecé a descargar uno por uno (a la velocidad absurda de 3,5 KB/s) todos aquellos juegos que no pude tener en formato físico para la máquina de Sega. Qué maravilla esos juegos corriendos a velocidad perfecta, sin problemas gráficos o de sonido. Si algún juegose columpiaba, ahí estaba el GENECYST, otro pedazo emulador de la máquina de 16 bits de Sega. Con un pad para el PC ya tenía todo montado. Y lo mejor de todo es que la mayoría de las ROMs cabían en un disquete y podía llevármelas a casa de los colegas! Eran esos tiempos en que no tenía aún grabadora de CD!


neoragexCon mi amigo RYU descubrí las maravillas del CALLUS y el carisma que tenía que un programa tuviera por icono la cara de Mike Haggar. Eran cosas nuestras...


Y, por supuesto, llegó MAME. Aunque con Callus y NEORageX tenía copadas todas esas recreativas que pegaban en el momento, MAME me permitió rememorar títulos como Goldex Axe, Super Hang-On, Hammerin' Harry y demás títulos que mermaron mis reservas de monedas de cinco duros.


mame-plus-5-e1423523665264


Dónde dejar también esos primeros emuladores de Playstation, como el Bleem! -incluso salió en formato físico y tuvo versión para Dreamcast-, que necesitaba tener un buen bicho de ordenador si queríamos tener al 100% las mismas especificaciones que consola de Sony proporcionaba físicamente. Asimismo, y ya que he dejado caer a la Dreamcast, también le eché horas a los emuladores para la blanca de Sega con el amigo Taiyou, sobre todo al de MSX. ¡Qué mañanas de batido Choleck y cookies, aderezadas con unas buenas partidas al emulador de marras, copiando discos con el romset entero de la máquina de 8 bits!


En mi opinión, la sensación del emulador no es la misma que la de jugar en la máquina original pero recuerdo con añoranza esos momentos en que descubrí junto a mi hermano y amigos estos programitas que me permitieron, por una parte, revisar todos los títulos que pude del catálogo de Megadrive, Mega-CD y 32X. Por otra parte, me abrieron las puertas a máquinas fantásticas como la Super Nintendo, NES o Master System, entre otras. Y, está claro, con MAME me permitieron tener una recreativa en casa a golpe de ratón y de forma física, aunque de eso ya dejaré constancia en un futuro post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario